Menú

Entrevista a Luis Verde

Feb 7, 2018 | Entrevistas | 0 comentarios

Luis Verde saxofonista y compositor, natural de Cáceres y  residente en Madrid desde hace algunos años ya presenta su nuevo disco a cuarteto “Vientos Cruzados” en ambas ciudades. Un músico inquieto que compone la música de todos sus proyectos y que, según nos cuenta, cada vez tiene más claro hacia donde ir. Uno de sus apuestas como lider, La Resistencia Jazz Ensemble, forma parte de la apuesta de Bogui Jazz por la floreciente escena de la ciudad. Además Lúis es profesor de los estudios superiores de Jazz de la Escuela Creativa de Madrid y recientemente formó junto a algunos otros músicos afincados en Madrid la asociación INFINITA, un colectivo de músicos y música original e improvisada. Y por si fuera poco toca en diferentes formaciones como sideman. Esto fue lo que nos conto entre café y café.

Luis Verde Quartet – Vientos cruzados

Este es tu tercer trabajo como líder de tu proyecto. En el primero “World of distraction” se trataba de un sexteto, sino me equivoco, en tu segundo disco “In Lak’ech – Hala K’in” fue un quinteto. Y ahora en este nuevo proyecto vais a cuarteto. ¿Me puedes explicar esto? ¿Acabarás grabando a duo o haciendo solos de saxo en unos años?

La verdad es que la formación es algo, la mayor parte del tiempo, relativo a las composiciones. Según la sonoridad que estés buscando, la tímbrica, la orquestación, la profundidad rítmica y melódica, la diversidad de colores… todos esos parámetro y muchos otros delimitan la formación de los proyectos y en ocasiones la formación de los proyectos caracteriza la propia música de forma extraordinaria.
La realidad es que en World Of Distractions acabamos por mover el proyecto en formación de cuarteto y sólo en contadas ocasiones tocamos a sexteto. Y en mi segundo disco, In Lak’ech Hala’Kin, fuimos siempre a quinteto. Creo que soy un músico con muchas curiosidad, sobre todo a nivel compositivo, y las diferentes formaciones te ofrecen infinitas posibilidades. Eso me atrae mucho.
Con respecto a lo de grabar solos de saxo, es algo que me encantaría, pero al ser un instrumento principalmente melódico, hay que trabajar mucho en tu discurso como improvisador e intérprete para adentrarte en algo así, bajo mi punto de vista. Y a dúo, el caso es que ya grabé hace años un disco con batería (Michael Olivera), pero nunca llegamos a editarlo.

Creo que en este último álbum, tanto a nivel individual como grupal, he conseguido acercarme un poco más a lo que busco como músico. A ser honesto con uno mismo, disfrutando de lo que ya eres, y persiguiendo lo que quieres ser.

¿Qué nos vamos a encontrar en tu nuevo disco “vientos cruzados”?

Creo que en este último álbum, tanto a nivel individual como grupal, he conseguido acercarme un poco más a lo que busco como músico. A ser honesto con uno mismo, disfrutando de lo que ya eres, y persiguiendo lo que quieres ser. Creo que hay mucho más control y consciencia de lo que pasa musicalmente en todo momento, y un relax buscado.
Aún y con todo, mi carácter creo que sigue siendo energético, y hay mucho de eso en el disco. Sigo con mi obsesión sobre la polirritmia, el desarrollo orquestal de la música moderna, encontrar el balance perfecto entre luz y oscuridad, conseguir expresar todo tipo de emociones, las posibilidades son infinitas.
Es complejo hablar de la música de uno mismo, cuando uno lo que quiere es que su música hable de uno mismo, y cada uno la entienda como uno mismo pueda. Pero honestamente creo que es un paso hacia delante, tanto personal como musical.

 ¿Qué nos puedes contar sobre el cuarteto? ¿cómo surge la formación y porqué ellos?

Llevo ya algunos años viviendo en Madrid, y más allá de mi relación con la escena musical y la ciudad (que es mucha), creo que uno busca siempre hacer música con gente con la que se siente cómodo como persona, que disfrute de verdad la música que le propones, que la entienda y que aporte sin concesiones. En este caso entendí que estos maravillosos músicos con los que he tenido la suerte de grabar eran estas personas, y la verdad es que el resultado es precioso. La energía que han puesto en ello es tremendamente bella, y creo que se nota al escucharlo.

La música de Luis Verde

La música de vientos cruzados son composiciones originales tuyas, ¿Hay algo que nos puedas contar que sea importante para tí a la hora de componer?  ¿En qué cosas te fijas más?

Componer, creo que se ha convertido en mi principal fuente de inspiración y aprendizaje.
Busco nueva música constantemente, artistas en cualquier lado del mundo que esté haciendo lago que me llame la atención, sin hacer mucho caso a etiquetas, e intento por todos los medios que sea un juego, que componer sea divertido, algo así como explorar con extrema curiosidad. Me permito hacerlo con mucho tiempo y escoger con calma las opciones que crea correctas en el momento concreto.
Lo importante es divertirme escribiendo música, que la música diga algo, que no esté vacía, que haya profundidad en el mensaje (sea simple o complejo), que haya luz en lo que escribes y también oscuridad (no contemplo una sin la otra), que sea interesante y mueva, que nos divierta interpretarla, que tenga variedad rítmica y melódica, supongo en general que me sorprenda, creo que de esa manera siempre puedes sorprender a los demás.

En otras músicas como el rock o el pop normalmente hay un mensaje en las canciones, los compositores utilizan la música y las letras para transmitir un mensaje. En el Jazz cuando se trata de música instrumental, como es tu caso ¿cómo te lo planteas?

Mensaje siempre hay, la música es comunicación, pero entiendo que al no contar con la parte lírica, la comunicación siempre va a ser más ambigua, siempre va a requerir un esfuerzo mayor por parte del oyente, un deseo de experimentar, una curiosidad más paciente. No se como expresarlo con claridad, diría que las posibilidades son las mismas; pero la letra hace el mensaje más directo.
Ésto hace tiempo me preocupaba, ahora me parece una buena oportunidad para explorar las posibilidades de expresión que existen exclusivamente a través de la música. Y la opción de escribir letras y hacer proyecto con cantantes siempre va a estar ahí.

Sigo con mi obsesión sobre la polirritmia, el desarrollo orquestal de la música moderna, encontrar el balance perfecto entre luz y oscuridad, conseguir expresar todo tipo de emociones, las posibilidades son infinitas.

Otros Proyectos

Por cierto, además de tu cuarteto sabemos que tienes otro proyecto en activo, La Resistencia Jazz Ensemble. ¿Resistencia, 11 músicos, composiciones originales, suena a reto no? ¿Qué es La Resistencia Jazz Ensemble para tí?

Es un sueño que tengo hace tiempo, y poco a poco está pasando. Fortalecer la comunidad de músicos y compositores, por medio de una banda grande que se dedique completamente a interpretar música original, escrita para la ocasión. Que sirva de representación de lo que pasa en Madrid, y en el país en general. Un país conservador como el nuestro merece sacar a la luz a sus creadores, darles apoyo institucional y no obligar a nuestros artistas más atrevidos a tener que buscarse la vida fuera. Está pasando ya, tenemos la suerte de haber encontrado nuestra casa en el Bogui Jazz Club, que está apoyando al proyecto desde los comienzos (que siempre son duros), y va a salir a delante seguro.
La fuerza del proyecto es inmensa, y ya hay más músicos componiendo y arreglando para la formación, lo que va darle profundidad al proyecto.

Además colaboras en bandas como Los Saxos del Averno, SOMA, o el Quinteto de Niño Josele, eres el presidente de una asociación de músicos (INFINITA) ¿Te queda tiempo para tomar café?

Y doy mil millones de clases, y escribo música para otros, y lucho por mover mis proyectos, y busco subvenciones, y becas… Si, siempre hay tiempo para echar un café.</